ARQUITECTURA COLABORATIVA

Dentro del desarrollo de las ciudades hay distintas maneras de construir. Entre ellas se encuentra la arquitectura colaborativa, permitiendo construir viviendas en conjunto simultáneamente, generando así varios beneficios.

DISEÑOS PARTICULARIZADOS.




Cada propietario tiene un diseño especial para su vivienda en los aspectos funcionales, sus modos de vida, sus valores estéticos, una proyección completa de su vivienda ideal y división en etapas constructivas distintas en caso de ser necesario.

APROPIACIÓN DE OBRA.




Durante el proceso se pueden realizar talleres para explicar a los propietarios ciertas tareas que pueden realizar en la obra elos mismos y asi requerir menos mano de obra, además de permitir que cierta expresividad del usuario se cea reflejada en la obra definitiva. Estos talleres son de tareas que no requieren esfuerzos físicos (los clientes generalmente no están preparados), que se puedan aplicar con cierta rapidez (los propietarios cuentan con los fines de semana libre) y que sean sobre aspectos innovadores que en el mercado los precios no están regularizados, siendo esta estrategia una motivación mas para poner manos a la obra. Estos talleres pueden ser de tanque de agua de lluvia, revestimientos (para darles la oportunidad de liberar su creatividad y que quede en las paredes de su propia casa), terminaciones, plantas de tratamiento naturales, etc.

SUSTENTABILIDAD.




Tener un proyecto particularizado permite también reconocer las características propias del terreno, considerar un diseño bioambiental y una optimización de recursos como objeto esencial de la obra. Así reducir costos, reducir el mantenimiento, los consumos y aumentar la vida útil y la calidad espacial de la vivienda.

ECONOMÍA DE OBRA.




La economía de obra se da desde el momento que varias familias contratan a un mismo estudio de arquitectura, por la cantidad de obra y la eficiencia en las reuniones y la cercanía de las obras. También al comprar materiales todos juntos se logra una gran economía. Por último, al hacer ciertas tareas con las propias manos, se está reduciendo la mano de obra contratada.

VÍNCULO Y SINERGIA SOCIAL.




La experiencia de encontrar oportunidades de trabajar en conjunto y desarrollar vínculos entre los propietarios, genera cierta sinergia entre los protagonistas y un enriquecimiento para todos.